¡comparte!
8/3/13

María Mestayer de Echagüe, la marquesa de Parabere

En las últimas semanas parece que los foros y reportajes sobre mujeres emprendedoras están a la orden del día. No deja de ser un tópico recurrente, pero parece curioso como casi sin darnos cuenta, en estos momentos todos tenemos a nuestro alrededor amigas, hermanas o conocidas que cogen el mundo por montera y se animan al desafío de comenzar un negocio. Algo que hoy puede llegar a parecer hasta “normal”, en el año 1.900, para una mujer española y además de clase acomodada, no dejaba de ser toda una osadía.

Seguramente os suene el nombre de La Marquesa de Parabere, incluso muchos tendréis algún ejemplar de su Cocina Completa en casa.  Mi padre ha tenido este libro durante años en lugar preferente de su biblioteca, y cuando lo re-descubrí, también se convirtió en un imprescindible de mi cocina.

María Mestayer (Maritxu, como la llamaban en casa) fue una bilbaína que rompió todos los moldes de su época. Una emprendedora de los pies a la cabeza. Tuvo una vida fascinante, con trayectoria moderna e independiente para su tiempo, de señora bien de la alta burguesía a empresaria.



Vivió su infancia entre Sevilla y Bilbao, y en 1901, María se casa con Ramón Echagüe y Churruca, abogado y miembro de la alta sociedad de San Sebastián. Pronto se dio cuenta de que su marido ponía excusas para no pasar por cada al mediodía, así que por esta razón tan personal se aficionó a la cocina. Para contentar a su marido.

      

Maritxu, como la llamaban cariñosamente en casa, tuvo ocho hijos mientras cocinaba, estudiaba, y se convertía en toda una experta en gastronomía.

En una Bilbao comercial, próspera y cosmopolita, llena de gentes de distintos lugares y condición y con el ambiente de revolución industrial y social que se vivía en la ciudad a principios del siglo pasado, lo que una mujer hiciera no llamaba tanto la atención. Así que María consiguió romper con las rígidas costumbres de toda señora de alta sociedad y dedicarse a lo que de verdad le gustaba: cocinar, escribir y enseñar. Toda una visionaria que nos dejó clásicos atemporales de la gastronomía Nacional como La Cocina Completa, de la que nunca dejaremos de aprender.

1 comentarios:

  1. es cierto lo que dices.
    me ha gustado tu blog. me quedo por aqui..

    ResponderEliminar