¡comparte!
24/5/15

Las golondrinas de cerámica que dan buena suerte


Volverán las oscuras golondrinas...

Así comienza el famoso poema de Gustavo Adolfo Bécquer y aunque seguramente el poeta se refería a otra cosa, lo cierto es que ha resultado ser un auténtico visionario.

En Real Fábrica estamos encantados de tener de nuevo en casa a estas pequeñas esculturas de cerámica de porcelana para pared, porque hacen auténtico cada rincón que decoran.

decorar-con-golondrinas
Pic: 1 


Durante décadas fueron un auténtico signo de identidad en las casas del Levante español y hoy vuelven con fuerza para decorar nuestras habitaciones y darles un punto de tradición sin dejar de lado las tendencias.

Piezas pequeñas y delicadas, en un tono sobrio que dan un toque de elegancia y originalidad a ese rincón que seguramente aún no has decorado porque no has encontrado el objeto ideal.

Por parejas o en grupo, la cuestión es que son realmente estéticas. Y si aún no me crees, no te pierdas estas ideas que hemos fichado... ¡Las posibilidades son infinitas y a cuál más bonita!

decorar-con-golondrinas









decorar-con-golondrinas
Pic 1 2 3 4






Las golondrinas de cerámica son consideradas un símbolo de buena suerte. A nosotros nos encantan las historias y hemos oído que si las golondrinas anidan debajo del alero del tejado de tu casa significa que en esa morada será afortunada.

Ahora que se acerca el verano, quién renunciaría a tener en casa un objeto como éste que nos lleve de viaje a los veranos de nuestra niñez en casa de los abuelos...

Las golondrinas de porcelana, golondrinas de pared que hemos recuperado en Real Fábrica proceden de los moldes originales de la fábrica valenciana del artista G. Jiménez, quien ya en 1921 comenzó a realizar estas pequeñas esculturas.


¡Todo un homenaje a nuestra tradición!

¿Vas a dejar que entren en tu casa?

Recuerda que puedes seguirnos la pista en InstagramFacebook y Twitter.

1 comentarios:

  1. La verdad que con una buena distribución quedan genial, son un elemento decorativo fantástico. Y si encima dan buena suerte, ya no se puede pedir más.

    ResponderEliminar