¡comparte!
15/9/15

La historia de nuestra colonias

Nuestras fragancias de toda la vida nos traen recuerdos de cuando éramos unos enanos y pasábamos los veranos infinitos en el pueblo en casa de los abuelos. Veranos de bocadillos con media tableta de chocolate, de jugar a pescar gamusinos en el río, de volver con las rodillas llenas de peladuras y la mochila llena de historias con las que sorprender a nuestros amigos. Veranos con olores de siempre, de los que aún me emocionan, y es que la historia de nuestras colonias no puede tener más solera.

Perfumería


La colonia 1916 Myrurgia es obra del perfumista ruso Meisonier, creador de otras colonias legendarias como Maja, Maderas de Oriente y Suspiro de Granada. Su aroma cítrico-agreste, se dirigió a las mujeres aunque, tras su éxito entre el público masculino, creó un concepto de colonia familiar. En 1925 el reconocimiento de la Exposición Universal de París. En honor a su espíritu clásico, el tapón tiene las mismas estrías que las columnas de mármol griegas y en la etiqueta dos ninfas nos transportan a la Hélade. 


Jabón Maja, aroma de seducción. Pasión española.


El Agua de Colonia Concentrada de Álvarez Gómez tiene su origen a finales del siglo XIX cuando tres primos comienzan a trabajar en una droguería. Terminaron siendo los propietarios y del apellido de uno de ellos, Herminio Álvarez Gómez, nace esta refrescante agua de colonia. Sus componentes, totalmente naturales, nos evocan las siestas en el emparrado, aromas del campo y la tierra, aromas de siempre:  Limón (purificante y tonificante), lavanda (calmante, antiinfecciosa), geranio (estimulante), eucalipto (purificante y tonificante), aceites esenciales de romero, tomillo, espliego y bergamota. 


Agua Brava es uno de los clásicos de la Casa Puig, uno de esos regalos socorridos para padres y abuelos en ocasiones especiales. Nació en el año 1968 y desde entonces se ha mantenido como una de las imprescindibles en el mundo masculino. Su imagen no ha variado a lo largo de las décadas, con su frasco de cristal verde y su tapón con la textura de un tronco de árbol. Su esencia es amaderada y fina, posee una mezcla de hierbas, citrus y verdes. Es energética en el día y cálida por la noche.


La colonia Chispas apareció en los años 80 para convertirse en todo un fenómeno, era la colonia que todos queríamos tener y es que la pegadiza canción de su spot era imposible de sacar de la cabeza "tu primera amiga, tu primera canción. Tu primera colonia, Chispas..." Y años después, en Real Fábrica podéis encontrar este maravilloso recuerdo de nuestra infancia. 

¿Conocíais la historia de nuestras colonias? Si es que no hay nada como lo de toda la vida...

Recuerda que puedes seguirnos la pista en InstagramFacebook y Twitter.