¡comparte!
3/4/14

Escapada a Lisboa

El fin de semana en Lisboa nos llovió, y es que en Lisboa llueve, y mucho, pero a pesar de ello pudimos ver los típicos sitios y también otros barrios por los que me gustaba pasear los años que viví allí con mi amore (lisboeta él). Y es que Lisboa es una ciudad romántica.

El sitio donde quedamos, O Prego da Peixaria, es de esos sitios que recuperan las tradiciones del lugar (en este caso los pregos que son los bocatas portugueses de siempre, mmmmhhhh) pero con un toque muy actual.







Una vez recargadas pilas continuamos paseando, pero como no paraba de llover corrimos a refugiarnos en otro sitio nuevo: A Embaixada.

El tiempo que viví en Lisboa paseaba mucho por esa calle y siempre me quedaba mirando un edificio abandonado que hacía esquina y que parecía un palacio, porque me daba una pena enorme verlo echarse a perder como tantos otros edificios portugueses.

Así que imaginaros mi sorpresa cuando en ese mismo edificio bonito ahora encuentro un concep-store al estilo de The Hovse con un café estupendo en el centro de un palacio de dos plantas rodeados de marcas portuguesas como Organii, Urze, Pavao o Paez, o una marca de zapatos y botas que se llama It Shoes que me encantó y que después en casa he descubierto que es española! ay, cuanto bueno hacemos en España.




Cada vez que vuelvo a Lisboa alucino con la capacidad de transformación que tienen los lisboetas y la de cosas que inventan para ir “muito a frente”, como dice mi amigo Adriano.

Teníamos una fiesta de unos amigos el sábado y una vez allí nos enteramos que era de disfraces, así que dejamos que los chicos fueran a la fiesta disfrazados de lo primero que encontraron (unos uniformes de la marinha portuguesa que pidieron prestados al padre de alguien, ji ji, estaban genial), y nosotras, nosotras vimos la excusa perfecta para escaparnos y hacer maravilloso plan de chicas.

Y luego nos encontramos todos en Lux. Porque lo de Lux, eso sí que es un sitio "muito a frente".







Que tengáis buen martes!!!