¡comparte!
31/5/15

Receta de salmorejo vasco

En el País Vasco la cocina es casi una religión. No hay dudas. 

Pero si hablas con una vasca y te dice que te va a cocinar un salmorejo tienes que entender que ponga cara de asombro y dude si lo hará mejor que yo. Y así empezó el reto para el nuevo post de la sección ‘Contigo, pan y cebolla’. (Si te perdiste la edición anterior puedes consultar la receta de lentejas veganas). 

¿Eres vasca y me propones una receta de salmorejo?¡Quiero probarlo ya! 

Y atento al resultado porque Virginia, de Sweet and Sour, ha hecho un auténtico salmorejo vasco. Toda la esencia de nuestra receta andaluza pero ella ha sabido darle un toque diferente. Antes de desvelarte la receta voy a presentarte a Virginia. 

Me imagino que cuando has visto la cabecera del post te has imaginado una súper chef con un don para la fotografía, pero Virginia ejerce como abogada y la cocina y la fotografía es un hobby profesional. Virginia nos ha confesado que desde que tiene sus primeros recuerdos la cocina le encandila. En su familia siempre ha sido muy importante las celebraciones alrededor de la mesa. Y todo esto, además de crecer entre cazuelas, ha hecho que despierte en ella una verdadera pasión por los fogones. El tema de la fotografía llegaría más tarde. Sustituyó los pinceles y acuarelas que hacía años que tenía abandonados por el objetivo de la cámara. Contar historias y recrear un momento sencillo e importante a la vez es su nueva motivación. Además, tengo que añadir que Virginia es dulce y delicada. Profesional y perfeccionista.

Lee esta receta y sabrás por qué lo digo.

















INGREDIENTES: (Para 4-6 raciones)

-1 kg. de tomates maduros muy rojos pero firmes
-150 gr. de miga de pan blanco del día anterior (a ser posible pan de telera)
-125 gr. de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
-1 cucharadita de sal
-30 gr. de vinagre de vino de Jerez
-2 dientes de ajo sin el germen

Para la guarnición:

-4 huevos cocidos (separada yema de clara y picadas ambas muy finas)
-Jamón ibérico picado muy fino o en virutas
-Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)

PREPARACIÓN:

Limpiamos bien los tomates, les retiramos el pedúnculo y los sumergimos durante unos segundos en una olla que tendremos preparada con agua hirviendo. Retiramos con una espumadera y llevamos a un bol que tendremos previamente preparado con agua helada y hielos para cortar la cocción. Ahora nos resultará muy sencillo retirar la piel. Si queremos evitarnos todo esto trabajo previo para que nuestro salmorejo no tenga restos de pielecillas, es tan fácil como colar la preparación antes de llevar a enfriar. Una vez tenemos los tomates sin piel los troceamos. Añadimos la miga de pan troceada, el diente de ajo, la sal y el vinagre. Trituramos con una batidora de mano o un robot de cocina hasta obtener una textura cremosa pero suave. Dependiendo de la potencia de nuestra batidora nos llevará mas o menos tiempo. 

Colamos la preparación si vemos que aún quedan restos de piel o sencillamente si no hemos retirado la piel de los tomates previamente. Volcamos de nuevo en el bol y con la batidora en marcha vamos añadiendo el aceite en forma de hilo. Llevamos a una jarra y a la nevera a enfriar. Mientras el salmorejo se enfría preparamos la guarnición. 


Comenzamos cociendo los huevos. Para ello sacamos los huevos del frigo para que se atemperen y los introducimos en un cazo con agua del tiempo con una pizca de sal. La sal nos ayudará a pelarlos luego mejor. Dejamos que el agua tome hervor y esperamos desde entonces 10 minutos. Los refrescamos y los pelamos. Separamos la clara de la yema picamos por separado ambas muy finamente y reservamos. Picamos las puntas de jamón ibérico con una batidora de mano.



A la hora de servir, vertemos un par de cazos de salmorejo en cada cuenco y decoramos con la yema y la clara del huevo cocido y con unas migas de jamón ibérico.
Añadimos un chorrito de Aceite de Oliva Virgen Extra sobre la preparación.

Y aquí el secreto: he añadido unos brotes de rúcula cultivados en casa, me encantan los germinados y la rúcula de los que más, así que pensé que podía aportar  un toque de frescura, sabor  y modernidad al plato. El salmorejo de una vasca…

Ahora estarás como yo... con la boca hecha agua. Pero no te preocupes, que si quieres un salmorejo tal cual puedes entrar en la tienda porque hemos preparado una sección especial llamada "Salmorejo Vasco".


Receta tradicional, con productos españoles y un toque de modernidad, 100% Real Fábrica.
Que no se diga que una vasca no puede cocinar un salmorejo andaluz… ¡Gracias Virginia!

¡Feliz domingo! Y si te atreves a cocinar este rico salmorejo compártelo con nosotros. Recuerda que puedes seguirnos la pista en Instagram, Facebook y Twitter.