¡comparte!
4/8/15

Razones para llevar capazos todo el año

A veces nos empeñamos en encasillar nuestra forma de vida y nuestros gustos por estaciones, cuando en realidad, hay que hacer un poco lo que nos apetezca. Al burrito le encanta seguir comiendo helado en invierno y un buen cocido en verano, y a mí, me pasa un poco lo mismo con los capazos. Me niego a usarlos solo en verano y para ir a la playa o piscina ¡con lo bonitos y prácticos que son dan buen apaño todo el año!

dia3


Y es que hay muchas razones por la que debemos usar capazos todo el año:

-Los bolsos de mano son muy monos, muy de sacarlos en una foto de Instagram ¿pero donde metemos todos los trastos? Y encima desde que Apple se ha empeñado en convertir los móviles en una pantalla de cine ya ni os cuento. Sin embargo, con el capazo lo mismo te puedes ir de vermut a mediodía, que a hacer la compra al mercado. Caben infinidad de cosas y son comodísimas de llevar.

-Llevar un capazo es apostar por lo nuestro, por el talento de nuestros artesanos y lo ancestral de nuestras materias primas. Llevar un capazo es sentir un pedacito de tu tierra colgado del brazo, de ayudar a que el buen hacer y lo de siempre no se pierda.


-Los capazos están hechos uno a uno, con mucho mimo y por las manos de unas verdaderas artistas, que dejan un poquito de ella al hacerlos, del alma del pueblo mallorquín. Todos son diferentes y únicos, nada de producir en serie.

-Los capazos son ligeros y no tenemos que dejarnos el brazo y el hombro al llevarlo como sucede con otros bolsos; podemos llevar el portátil, el monedero y todos los trastos que queramos minimizando el peso.

-Están tejidos con fibras naturales, recolectadas, secadas y tratadas de una forma totalmente artesanal, a mano, como antes, como nos gusta. No contaminamos el medio ambiente por llevar un bolso maravilloso.

-Ayudamos a las mujeres artesanas que quieren conservar tradiciones que han pasado de madres a hijas.

-Y lo más importante de todo, Olivia Palermo los lleva todo el año ¡y ella es tan sosi-correcta que nunca se equivoca!