¡comparte!
8/5/18

Mis direcciones top en El Rastro

Si nos sigues por las redes sociales, sobre todo en Instagram, sabrás que en menos y nada abrimos, por fin, nuestra primera tienda física nada más y nada menos que en el Barrio de las Letras, en pleno centro del Madrid más típico y castizo, como me gusta a mí y como siempre me había imaginado.

Pues bien, ya os contaré todo bien en otro post con todos los detalles, pero ahora mismo quiero hablaros de los paseos que me estoy dando por el Rastro y de mis descubrimientos. Como últimamente he estado de arriba a abajo como las locas buscando mobiliario y detalles de decoración muy muy concretos y especiales para la tienda y nuevos productos 100% España, estoy acabando por conocerme la zona del Rastro de Madrid como la palma de mi mano. Por eso me he arremangao y aquí que me he puesto a recopilar todos los sitios por los que he pasado buscando cosas. Reconozco que hace muchos años cuando aún no vivía en Madrid visité el Rastro un Domingo y me decepcionó porque no lo entendí. Demasiada gente, tiendas buenas pero muchas otras que no lo eran... Pero tras estos meses pateando bien aquello (y sobre todo no en domingo) me he enamorado de su esencia. Y para que no os pasé lo que a mi la primera vez, me apetecía mucho escribir este post.


En cuanto a decoración y si empezamos la visita desde La Latina, la primera parada obligatoria será en la Calle Santa Ana, donde tenemos varias tiendas de visita obligada. Empecé por Marantikk, no os podéis imaginar la cantidad de papeles, muebles antiguos y preciosidades que tienen. Además, Marta estará allí encantadísima de ayudaros con cualquier pieza que busquéis. En la misma calla también está Casa Josephine, que Pablo e Iñigo se encargan que esté llenita de cosas preciosas para decorar, y al ladito encontramos Igloo Vintage, el paraíso para los amantes del diseño de los cincuenta y sesenta. Justo al lado, ya en Rodrigo de Guevara nos encontramos con La Brocanterie, otra de las tiendas más conocidas del rastro. Si seguimos paseando, en la Calle López Silva, está A Trozos donde Javier me contó que llevaba ya más de 20 años descubriendo joyitas y encontrándoles nuevos hogares. Si seguimos callejando hasta la Calle Carnero, nos encontraremos con Portici, con Mario a la cabeza, donde tienen una selección fantástica de mesas, espejos y cerámicas. Justito al lado, en la Calle Arganzuela están también Lou & Hernández, Indoors e IKB191, dos de las más conocidas en la zona y de las que más impresionan al visitar por el diseño de las tiendas, en la Calle Bastero, tenéis que visitar a Santiago en Colindante, su tienda llenita de cerámicas, ilustraciones y su marca de joyería son impresionantes, el regalo perfecto.



Yo en este punto ya paré y volví sobre mis pasos para tomarme unos churros en la Churrería Santa Ana, para coger fuerzas porque no veas la mañanita que llevaba encima. Pasé por delante al principio de mi recorrido y ya los tenía ahí metidos en la cabeza, y es que es de esas churrerías de las de toda la vida, de las que entras y lo único que tienes que decidirte es si prefieres churros o porras y luego salir con tu cartuchito lleno de manchurrones de grasa de vuelta a la calle. A mí me sentó fenomenal, que llevaba ya de recados toda la mañana. 


Y ya, si nos adentramos en todo el meollo del Rastro, en plena Calle Ribera de Curtidores, hay muchas tiendas que son de visita obligadísima en la zona de las antigüedades del rastro, la más conocida, pero yo me quedo con una y es con Verde Gabán, que estaba llenito de preciosidades. 

Y ya termino con uno de mis sorpresones de estos paseos, el Museo de la Corrala, realmente el Museo de las Artes y Tradiciones Populares. Entré un poco por curiosidad (y por que la cabra tira pal monte, jajaja) y porque tienen entrada gratuita todos los días y ¡salí enamorada!



En él hay un poquito de nuestra historia y tradiciones, además de vestidos típicos y disfraces de todas y cada una de las provincias españolas. Hay desde entroidos, cigarrons y peliqueiros gallegos; encargados de perseguir por los pueblos gallegos a aquellos que no están disfrazados, a Jarramplas extremeños, pasando por cabezones y por algunas que no conocía como las Mayas, una tradición típica de Colmenar Viejo. Las mayas son niñas elegidas por el pueblo que honran a la virgen quedándose quietas y estáticas en un altar durante más de dos horas. Tradiciones aparte, es una pasada ver el detalle de todo sus vestidos, de los bordados, de los detalles de los flecos de los jarramplas (a estos los persiguen por los pueblos tirándoles nabos mientras corren en un traje de más de cuarenta kilos, ahí es na'), la cantidad de cerámica antigua que hay, de tradición de esparto... De verdad, recomendadísimo 100%! Para todo el amante de nuestra cultura es un museo súper bonito y recomendable.





¡Ea! Aquí tenéis ya todos los sitios que tengo en mi lista de sí o sí del Rastro. Si queréis ver todo el montaje de la tienda casi en directo, no os olvidéis de seguirnos en Instagram, Facebook y Twitter, que por allí vamos contando las novedades! Mil gracias por leernos.

2 comentarios:

  1. Hola, soy Sandra de Verde Gabán! Me ha llegado tu blog por una amiga, ¡y no sabes qué ilusión que nos menciones como con la tienda de la Ribera con la que te quedas! No dejes de presentarte la próxima vez que vengas. ¡Gracias de corazón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sandra, qué bien que lo hayas visto jaja! Tenéis una tienda pre-cio-sa!!

      Eliminar