¡comparte!
13/9/17

#Burriruta: Cádiz, Lola y las Mermeladas Cañá de Arriero

Ya sabéis que de cuando en cuando el burrito se lía la manta a la cabeza y se nos marcha unos días por ahí a visitar a nuestros proovedores y artesanos. Estos viajes al burrito le encantan porque le permiten conocer de primera mano la manera de trabajar que tienen los diferentes artesanos españoles y que le cuenten historias de cómo han cambiado las cosas con el paso de los años. Y en este paseo por España, el burrito se pasó por Cádiz y se paró en Arcos de la Frontera, en la finca de Lola, las manos y cabeza detrás de las riquísimas mermeladas Cañá de Arriero que debe de ser una de las pocas profesionales que sigue produciendo mermeladas con este mimo hoy en día.


En la shop hemos tenido desde siempre las mermeladas Cañá de Arriero porque cuando las conocí aluciné porque hacía años que no probaba una cosa tan rica, con tanto sabor a fruta de verdad. Que se quiten del medio todas las mermeladas del supermercado, porque éstas son como si te las hubiese preparado tu tía la del pueblo. Y no es de extrañar, porque todo el proceso se hace como en casa y siempre bajo la atenta mirada de Lola: las frutas y verduras que usa para hacerlas son recogidas de su huerta directamente. Lola nos explica que todo el proceso depende del huerto y del tiempo, que si sus árboles este verano no le dan ciruelas, pues ese año no toca mermelada de ciruelas, porque es su fruta la protagonista de verdad, la que le da todo el sabor a sus mermeladas. Lola se asegura de utilizar fruta de cada temporada y por eso no siempre tenemos disponibles todos los sabores durante todo el año, ya que se van agotando y los tiempos de cultivo, son los que son.


Una vez se ha cultivado la fruta, todo el proceso se lleva a cabo de manera artesanal: se pela y se prepara la pulpa de la fruta, luego se pone a macerar en azúcar durante el tiempo necesario. Más tarde, se cuece a fuego lento, siempre con Lola pendiente de cómo va, porque es ella la que sabe cuándo llega al punto perfecto, porque no siempre la fruta responde igual. Y más tarde se envasa y pasteuriza a mano, para luego etiquetarlo y ponerle sus características tapas de vichy naranja.

Y claro, todo este proceso se nota muchísimo. Son unas mermeladas buenas, con mucho cuerpo que conservan en gran medida la textura de la fruta y todo su sabor, que se deshace en la boca. Las mejores que podrás probar en tus tostadas, tu muesli o lo que sea.


Lola cuenta que su huerto va cambiando con el tiempo, ya que siempre va añadiendo algún que otro frutal nuevo con los que puede añadir más sabores y nuevas recetas a su carta, ya que le encanta innovar: por eso tiene desde las clásicas mermeladas de fresa con un toque de naranja sanguina o de albaricoque hasta a mermeladas de pimientos, tomate o de calabacín con miel, que son ideales para acompañar carnes y pescados, quesos, patés...

 

Lola es, sin duda alguna una de las mujeres que conocemos que más mimo le pone a su trabajo. Nos encanta poder compartir la historia de nuestros productos y que podáis conocer un poquito más del trabajo que hay detrás de todos ellos, para que veáis la de cosas buenas que llevan años y años haciéndose en nuestro país! Tenéis un ejemplo en nuestros posts de nuestra crema de orujo Justina de Liébana o de nuestra Burriruta por Huelva, cuando encontramos nuestros preciosos cestos Birkin.

No os olvidéis de que tenemos Twitter, Instagram y Facebook donde podéis enteraros de todas las novedades que traemos a la shop :)